libros

NOTICIAS
NORMA




  • RECIENTES

  • Aprende desde Casa

    A través del Proyecto Educa Perú, Ediciones Norma permite que estudiantes y docentes puedan seguir aprendiendo.

  • Concurso

    Ediciones NORMA, como parte de su aporte al mejoramiento de la calidad educativa del país, realizará la campaña “Influenciadores del cambio”, cuyo objetivo es propiciar innovadoras prácticas educativas digitales e incentivar la creatividad y la innovación de los docentes, quienes logran tener un gran impacto inspirador en su escuela y la comunidad. Conscientes de ello y del enorme aporte que los educadores brindan en la formación de niños y adolescentes en el país, hoy más que nunca queremos reconocerlos.

  • “Entornos Virtuales y Formación Escolar”

    Elaborado el 17/04/2020

    “Entornos Virtuales y Formación Escolar”

    Giancarlo Roca Costa

    Filósofo, teólogo y educador

    Como es usual en las opiniones y apreciaciones humanas, especialmente frente a la actual coyuntural, percibimos acuerdos y contradicciones. Estamos de acuerdo en que hay una crisis educativa global, en que no estamos preparados para la educación virtual o a distancia, que el enviar tareas no sustituye una clase presencial y, finalmente, estamos de acuerdo, en que la crisis afectará en mayor medida a las escuelas más pequeñas. Por otro lado, NO estamos de acuerdo en cuanto a las medidas que debemos de tomar, si debemos pagar o no pagar el íntegro de la pensión escolar, en cómo elaborar las sesiones de aprendizaje, y entre otras disyuntivas, si debemos perder o no el presente año escolar.

    ¿Debemos perder el año escolar?

    Conclusiones iniciales a las que podemos llegar:

    a)      Nos urge un cambio en nuestro modelo educativo.

    b)      Las tecnologías deben ocupar un lugar preponderante en la educación, no solo para enfrentar coyunturas como la que atravesamos, sino especialmente para dar respuesta a las necesidades de nuestros estudiantes (nativos digitales o milennials generation)

    c)      El estado debe convocar a los más capaces para brindar luces acerca del “iter” o camino que se debe seguir, esto implica empoderamiento del ejecutivo e intervención con autoridad, pero sin autoritarismo; y finalmente,

    d)      El estado debe trabajar de manera conjunta y contar con la participación de las grandes escuelas privadas y editoriales que poseen plataformas virtuales y asesores idóneos y capacitados, los cuales serían un gran aporte al sector público y privado más urgido.

    Ediciones Norma, por su lado, a través de su novedosa plataforma “Educa Inventia”, capacita docentes, brinda una real experiencia de aprendizaje, constituye un aula virtual, proporciona interactividad, ofrece invaluables recursos.; es decir, proporciona un medio eficiente y eficaz de comunicaciones involucrando a estudiantes, docentes, padres de familia y directivos.

    A través de Educa, el estudiante ocupa un lugar preponderante y protagónico en la clase virtual logrando así, no sólo los objetivos particulares de la educación, sino especialmente, desarrollando las habilidades y competencias para el siglo XXI propuestas por la UNESCO.

    Es hoy fundamental hacernos la pregunta: ¿qué pasará con el niño que interrumpe su proceso formativo por un largo año? ¿permitiríamos que nuestros hijos dejen de aprender durante una edad crucial para su educación? o ¿buscaríamos los medios suficientes para hallar soluciones viables y continuar, de la mejor manera, su proceso de aprendizaje?

    Este es el momento oportuno para ser ingeniosos y creativos, para demostrar aquello de lo que somos capaces como nación, es momento de enfrentar el reto de la educación con actitud y aptitud resolutiva no de resignación; es momento de ser parte de la solución, lo que implica, en definitiva, dejar de ser parte del problema. El estudiante es nuestra prioridad, juntos somos el cambio.

  • CORONAVIRUS Y EDUCACIÓN: LA PANDEMIA DEL MIEDO

    CORONAVIRUS Y EDUCACION: LA PANDEMIA DEL MIEDO

    Juan Carlos Dianderas Huaihuaca

    El COVID-19 está alterando nuestras vidas en formas sin precedentes. La ansiedad y preocupación motivadas por la incertidumbre y necesidades de la población está generando una ola de ansiedad en todo el país. Esto puede tener un impacto negativo en la salud mental de miembros de las familias y obliga a medidas adicionales por parte del Minedu y los Colegios privados. Muchos están preocupados por perder sus trabajos, otros ya lo han perdido, y los que viven el día a día están luchando por sobrevivir, algunos por la solidaridad, y otros por el apoyo gubernamental que en muchos casos no alcanza a todos. Muchos también tienen el temor de que alguien en la familia se enferme.

    Además del temor a contraer COVID-19, miles viven con una creciente ansiedad financiera a medida que los Colegios y las empresas cierran o no pueden salir a vender sus productos o realizar actividades de servicio, como los taxistas, constructores, ambulantes. Los profesores que no tienen acceso a recursos digitales que les permitan trabajar a distancia, se encuentran bajo la incertidumbre del “¿Qué pasará mañana?”. Los padres de todo el país están luchando para trabajar a distancia (aquellos que pueden) sin el apoyo del cuidado infantil y juvenil que dan los Colegios. Los ancianos y los enfermos se encuentran cada vez más solos que nunca.

    Nuestro estrés colectivo tiene el potencial de convertirse en una tensión sostenida a largo plazo a medida que las consecuencias de esta pandemia se extiendan. En ese sentido, el costo mental y emocional de COVID-19 es tanto una amenaza para la salud pública como el virus mismo.

    El estrés crónico e implacable, particularmente el que proviene de la pérdida de trabajo, imposibilidad de generar ingresos de los independientes; trabajadores ambulantes e informales que no pueden salir a buscarse el día a día; ocasionan dificultades financieras o agotamiento constante. La situación es muy dura para todos, causa "desgaste" que puede desencadenar una multitud de resultados adversos para la salud como enfermedades cardíacas, obesidad, diabetes, derrames cerebrales y hambre que puede llevar a la desesperación y el pánico. También puede inducir a las personas a consumir más alcohol y drogas con más efectos adversos en su salud. En las redes, publicaciones alarmistas surgen cada día aumentando la desesperación por acumular productos de primera necesidad, y los que no tienen el dinero para hacerlo, ante la desesperación pueden recurrir a decisiones extremas. La posibilidad de saqueos está presente.

    La soledad es otro determinante social de la salud. Las personas que carecen de conexiones sociales fuertes a menudo tienen patrones de sueño interrumpidos, más inflamación y niveles más altos de hormonas del estrés. Los sistemas inmunes de las personas se pueden debilitar, reduciendo su capacidad de defenderse de las enfermedades.

    Algunas recomendaciones:

    Si bien es cierto estas recomendaciones ya han sido difundidas hasta la saciedad, siempre es buenos recordarlas:

    1.-Distanciamiento social, pero no “aislamiento social”. Gracias a la tecnología, hay innumerables formas de estar cerca de nuestros seres queridos mientras se mantiene una distancia física saludable. Comunicarse con la familia y amigos a través de Skype, google dúo, wasap u otros siempre ayuda. Llamar a amigos, responder a los correos electrónicos. Cuanto más conectados estemos entre nosotros, mejor estaremos todos. Los impedimentos siempre estarán presentes en aquellos que no tienen acceso a medios digitales, sin embargo, los teléfonos a los cuales, si tienen acceso la mayoría, serán de gran ayuda.

    2.         Mantenerse activo. Mantener ocupadas nuestras mentes y cuerpos es clave para el bienestar general, especialmente en tiempos de crisis. Participar en actividades que brinden alegría como el canto, escuchar música, baile, probar una nueva receta o practicar un instrumento musical. Practicar nuevos pasatiempos, o aprender un nuevo idioma, practicar yoga, meditación consciente, ejercicios en el hogar y otras actividades. El problema siempre esta con los excluidos, que no tienen acceso a medios digitales o tecnológicos y cuya primera prioridad es buscar alimento.

    3.          Obtener y dar información precisa, real y actualizada durante toda la pandemia. Afortunadamente la estrategia comunicacional del gobierno liderada por el presidente Vizcarra está-hasta el momento-probando ser efectiva; sin embargo, a las redes nadie las controla, y algunas noticias o información falsa pueden inducir al pánico.

    4.         Crear una nueva rutina para adaptarse a la nueva normalidad. En este momento de incertidumbre, esto puede aliviar nuestra ansiedad y darnos una sensación de control sobre nuestra vida cotidiana. Debemos seguir un horario establecido, con un horario constante para dormir y despertarse cada día y tener comidas regulares y nutritivas. También es importante establecer algunas metas diarias o semanales manejables, como por ejemplo realizar reparaciones, ordenar la habitación desordenada o repartirse las tareas del hogar con los hijos que puedan hacerlo y entre los miembros adultos de la familia.

    5.        Hablar si necesita ayuda: Es importante comunicarse si uno se siente abrumado. Eso puede significar hablar con amigos o familiares o con alguien de su confianza. Hay psicólogos que están ofreciendo consejería en linea. Nuevamente, el problema son los sectores más vulnerables de la sociedad, y a quienes el estado debe apoyar en mayor medida.

     

    En cuanto a los colegios,

    1.-Dar soporte emocional a maestros y alumnos es imperativo. Debemos realizar esfuerzos en el sentido de desarrollar una empatía colectiva. Los equipos de psicólogos de las instituciones educativas pueden articular esfuerzos para desarrollar estrategias particulares en este sentido.

    2.-Seguir impulsando la reeducación tecnológica de los maestros, principalmente de las zonas rurales y sectores marginados. Esto se puede lograr a través de clases intensivas virtuales a docentes que no posean las competencias digitales necesarias, (El Minedu ya lo viene haciendo), así como incentivar la participación de los Colegios tecnológicamente más avanzados justamente para practicar la solidaridad y empatía. Los problemas siempre estarán en relación a la infraestructura tecnológica, ancho de banda y conectividad.

    3.-Los efectos económicos de la pandemia en los Colegios ya se están dejando sentir. Los Colegios tienen costos fijos, otros han disminuido: Entre los costos fijos más importantes están los sueldos de los profesores y personal. En el caso de Colegios públicos, ello está relativamente asegurado por el gobierno, siempre y cuando el presupuesto no sufra mermas ante la falta de ingresos al tesoro público. Los Colegios privados son los que se encuentran en mayor riesgo, pues ellos se mantienen por las pensiones que pagan los padres de familia por el servicio. El costo principal son los sueldos de los profesores, personal administrativo y de servicio. Hay costos adicionales como los de mantenimiento, papelería, equipos e insumos. Muchos padres de familia comienzan a cuestionar a algunos Colegios. El argumento generalmente es: Si el Colegio no me da aquello que me ofreció (uso de laboratorios, canchas deportivas, equipos, bibliotecas, etc.), ¿Por qué debo seguir pagando lo mismo? Si a esto se aúna el hecho de que muchos padres han visto mermados sus ingresos, o están sometidos a stress, los conflictos pueden comenzar a surgir. La comunicación y la negociación entre los directivos y las familias es algo que puede ayudar a construir acuerdos. Algunos Colegios han comenzado a deshacerse de personal recientemente contratado y que estaba en periodo de prueba, con el consiguiente impacto en los mismos por la pérdida del trabajo. También es cierto que los Colegios tienen disminución de gastos significativos en la luz, el agua, limpieza, insumos mantenimiento y otros servicios. La pregunta es: ¿Se debe disminuir pensiones? ¿se debe otorgar periodos de gracia para el pago de las mismas? Cada Colegio debe encontrar respuestas imaginativas ante la coyuntura, pues lo importante es que el sistema no colapse. Es de mencionar que el Ministro de educación ha sostenido que los Colegios públicos están en capacidad de atender la demanda si es que esta se presenta. Mensaje a los Colegios privados y a los padres en el caso de una fuga masiva de estudiantes motivada por el pánico o la situación económica, siendo al mismo tiempo una medida precaria por las carencias de la educación pública.

     

    CORONAVIRUS Y EDUCACION: LA PANDEMIA DEL MIEDO

    Juan Carlos Dianderas Huaihuaca

    El COVID-19 está alterando nuestras vidas en formas sin precedentes. La ansiedad y preocupación motivadas por la incertidumbre y necesidades de la población está generando una ola de ansiedad en todo el país. Esto puede tener un impacto negativo en la salud mental de miembros de las familias y obliga a medidas adicionales por parte del Minedu y los Colegios privados. Muchos están preocupados por perder sus trabajos, otros ya lo han perdido, y los que viven el día a día están luchando por sobrevivir, algunos por la solidaridad, y otros por el apoyo gubernamental que en muchos casos no alcanza a todos. Muchos también tienen el temor de que alguien en la familia se enferme.

    Además del temor a contraer COVID-19, miles viven con una creciente ansiedad financiera a medida que los Colegios y las empresas cierran o no pueden salir a vender sus productos o realizar actividades de servicio, como los taxistas, constructores, ambulantes. Los profesores que no tienen acceso a recursos digitales que les permitan trabajar a distancia, se encuentran bajo la incertidumbre del “¿Qué pasará mañana?”. Los padres de todo el país están luchando para trabajar a distancia (aquellos que pueden) sin el apoyo del cuidado infantil y juvenil que dan los Colegios. Los ancianos y los enfermos se encuentran cada vez más solos que nunca.

    Nuestro estrés colectivo tiene el potencial de convertirse en una tensión sostenida a largo plazo a medida que las consecuencias de esta pandemia se extiendan. En ese sentido, el costo mental y emocional de COVID-19 es tanto una amenaza para la salud pública como el virus mismo.

    El estrés crónico e implacable, particularmente el que proviene de la pérdida de trabajo, imposibilidad de generar ingresos de los independientes; trabajadores ambulantes e informales que no pueden salir a buscarse el día a día; ocasionan dificultades financieras o agotamiento constante. La situación es muy dura para todos, causa "desgaste" que puede desencadenar una multitud de resultados adversos para la salud como enfermedades cardíacas, obesidad, diabetes, derrames cerebrales y hambre que puede llevar a la desesperación y el pánico. También puede inducir a las personas a consumir más alcohol y drogas con más efectos adversos en su salud. En las redes, publicaciones alarmistas surgen cada día aumentando la desesperación por acumular productos de primera necesidad, y los que no tienen el dinero para hacerlo, ante la desesperación pueden recurrir a decisiones extremas. La posibilidad de saqueos está presente.

    La soledad es otro determinante social de la salud. Las personas que carecen de conexiones sociales fuertes a menudo tienen patrones de sueño interrumpidos, más inflamación y niveles más altos de hormonas del estrés. Los sistemas inmunes de las personas se pueden debilitar, reduciendo su capacidad de defenderse de las enfermedades.

    Algunas recomendaciones:

    Si bien es cierto estas recomendaciones ya han sido difundidas hasta la saciedad, siempre es buenos recordarlas:

     

     

    1.-Distanciamiento social, pero no “aislamiento social”. Gracias a la tecnología, hay innumerables formas de estar cerca de nuestros seres queridos mientras se mantiene una distancia física saludable. Comunicarse con la familia y amigos a través de Skype, google dúo, wasap u otros siempre ayuda. Llamar a amigos, responder a los correos electrónicos. Cuanto más conectados estemos entre nosotros, mejor estaremos todos. Los impedimentos siempre estarán presentes en aquellos que no tienen acceso a medios digitales, sin embargo, los teléfonos a los cuales, si tienen acceso la mayoría, serán de gran ayuda.

    2.         Mantenerse activo. Mantener ocupadas nuestras mentes y cuerpos es clave para el bienestar general, especialmente en tiempos de crisis. Participar en actividades que brinden alegría como el canto, escuchar música, baile, probar una nueva receta o practicar un instrumento musical. Practicar nuevos pasatiempos, o aprender un nuevo idioma, practicar yoga, meditación consciente, ejercicios en el hogar y otras actividades. El problema siempre esta con los excluidos, que no tienen acceso a medios digitales o tecnológicos y cuya primera prioridad es buscar alimento.

    3.          Obtener y dar información precisa, real y actualizada durante toda la pandemia. Afortunadamente la estrategia comunicacional del gobierno liderada por el presidente Vizcarra está-hasta el momento-probando ser efectiva; sin embargo, a las redes nadie las controla, y algunas noticias o información falsa pueden inducir al pánico.

    4.         Crear una nueva rutina para adaptarse a la nueva normalidad. En este momento de incertidumbre, esto puede aliviar nuestra ansiedad y darnos una sensación de control sobre nuestra vida cotidiana. Debemos seguir un horario establecido, con un horario constante para dormir y despertarse cada día y tener comidas regulares y nutritivas. También es importante establecer algunas metas diarias o semanales manejables, como por ejemplo realizar reparaciones, ordenar la habitación desordenada o repartirse las tareas del hogar con los hijos que puedan hacerlo y entre los miembros adultos de la familia.

    5.        Hablar si necesita ayuda: Es importante comunicarse si uno se siente abrumado. Eso puede significar hablar con amigos o familiares o con alguien de su confianza. Hay psicólogos que están ofreciendo consejería en linea. Nuevamente, el problema son los sectores más vulnerables de la sociedad, y a quienes el estado debe apoyar en mayor medida.

     

    En cuanto a los colegios,

     

    1.-Dar soporte emocional a maestros y alumnos es imperativo. Debemos realizar esfuerzos en el sentido de desarrollar una empatía colectiva. Los equipos de psicólogos de las instituciones educativas pueden articular esfuerzos para desarrollar estrategias particulares en este sentido.

    2.-Seguir impulsando la reeducación tecnológica de los maestros, principalmente de las zonas rurales y sectores marginados. Esto se puede lograr a través de clases intensivas virtuales a docentes que no posean las competencias digitales necesarias, (El Minedu ya lo viene haciendo), así como incentivar la participación de los Colegios tecnológicamente más

     

    avanzados justamente para practicar la solidaridad y empatía. Los problemas siempre estarán en relación a la infraestructura tecnológica, ancho de banda y conectividad.

    3.-Los efectos económicos de la pandemia en los Colegios ya se están dejando sentir. Los Colegios tienen costos fijos, otros han disminuido: Entre los costos fijos más importantes están los sueldos de los profesores y personal. En el caso de Colegios públicos, ello está relativamente asegurado por el gobierno, siempre y cuando el presupuesto no sufra mermas ante la falta de ingresos al tesoro público. Los Colegios privados son los que se encuentran en mayor riesgo, pues ellos se mantienen por las pensiones que pagan los padres de familia por el servicio. El costo principal son los sueldos de los profesores, personal administrativo y de servicio. Hay costos adicionales como los de mantenimiento, papelería, equipos e insumos. Muchos padres de familia comienzan a cuestionar a algunos Colegios. El argumento generalmente es: Si el Colegio no me da aquello que me ofreció (uso de laboratorios, canchas deportivas, equipos, bibliotecas, etc.), ¿Por qué debo seguir pagando lo mismo? Si a esto se aúna el hecho de que muchos padres han visto mermados sus ingresos, o están sometidos a stress, los conflictos pueden comenzar a surgir. La comunicación y la negociación entre los directivos y las familias es algo que puede ayudar a construir acuerdos. Algunos Colegios han comenzado a deshacerse de personal recientemente contratado y que estaba en periodo de prueba, con el consiguiente impacto en los mismos por la pérdida del trabajo. También es cierto que los Colegios tienen disminución de gastos significativos en la luz, el agua, limpieza, insumos mantenimiento y otros servicios. La pregunta es: ¿Se debe disminuir pensiones? ¿se debe otorgar periodos de gracia para el pago de las mismas? Cada Colegio debe encontrar respuestas imaginativas ante la coyuntura, pues lo importante es que el sistema no colapse. Es de mencionar que el Ministro de educación ha sostenido que los Colegios públicos están en capacidad de atender la demanda si es que esta se presenta. Mensaje a los Colegios privados y a los padres en el caso de una fuga masiva de estudiantes motivada por el pánico o la situación económica, siendo al mismo tiempo una medida precaria por las carencias de la educación pública.

    No hay duda de que las próximas semanas y meses serán difíciles, y los tiempos más difíciles aún están por venir. Nadie puede decir con certeza cuánto durará esta pandemia o cuándo nuestras vidas volverán a la normalidad. Pero si nos cuidamos bien a nosotros mismos y a los demás, podemos salir de estas crisis más resistentes y, quizás, mentalmente más fuertes que nunca. No dejemos que el Corona virus y el miedo ganen la batalla.

  • ENTREVISTA A TANYA TYNJÄLÄ

    17/05/2020

    TANYA TYNJÄLÄ

    Por Jéssica Rodríguez, jefa editorial de Literatura, Ediciones Norma Perú

    J. R.: ¿Cómo es escribir ciencia ficción para niños?

    T.T.: No creo que haya propiamente una ciencia ficción para niños. La ciencia ficción es una sola. Yo nunca escribo pensando que mi público va a ser un niño y creo que los lectores lo notan y lo aprecian. Hay una idea absurda de que es fácil escribir literatura infantil porque los niños aceptan cualquier cosa y es un error inmenso. Los niños son quizá los lectores más exigentes y saben bien lo que quieren y si no les gusta, no tienen empacho en decirlo.

    J. R.: ¿Hay temas recurrentes en la ciencia ficción para niños?

    T.T.: Aunque no creo que hay mucha diferencia en cuanto a la ciencia ficción para niños o adultos, sí hay diferencia en el tratamiento de los tópicos: no le puedes hablar de la muerte a un niño como lo harías con un adulto. Por eso, creo que todos los temas son posibles de tocar, inclusive los de la llamada ciencia ficción dura, es decir, con muchos elementos científicos. Puedo imaginarme a muchos niños disfrutándolo. La ciencia ficción habla en realidad del presente, de las relaciones con la “otredad”, lo desconocido, la influencia de las nuevas tecnologías en nuestras vidas, el aprender a convivir con las diferencias, a no dejarse deshumanizar por los avances tecnológicos. Todos son temas más que importantes para los niños.

    J.R.: ¿Cómo surge Ada Lyn, tu última novela de ciencia ficción, y qué influencias reconoces en ella?

    T.T.: Nace de un reto. Un amigo me pidió que escribiera una historia steampunk [subgénero de ciencia ficción que combina tecnología moderna con diseños del siglo XIX] para su revista. El resultado es el inicio del libro. Cuando me encargan historias, siempre me gusta utilizar otras historias para crearlas. En este caso fue una falsa biografía de Jules Verne, quien por haber tenido una niñera autónoma se dedica a la literatura. Las influencias literarias creo que son claras: el propio Verne y H.G. Wells… pero este libro también tiene mucho de Chris van Allsburg, el escritor e ilustrador de Jumanji y de un libro que se llama The Mysteries of Harris Burdick. Libro, cuyas 14 ilustraciones solo llevan un título y un epígrafe para cada imagen. Se supone que las realizó Harris Burdick y se las dio al editor de van Allsburg para que diera su opinión… y nunca más apareció. Me he basado en ciertas de las imágenes para escribir algunos de los cuentos que están en Ada Lyn. También hago una referencia al peruano Clemente Palma. Pero mi mayor influencia es Ray Bradbury, un escritor que tanto adultos como niños pueden disfrutar.

    Fuente Revista Barataria

    Lee más del artículo aquí: https://cutt.ly/CyRdMBW

  • Celebrando a la distancia

    Por: Norca Montero Martínez, licenciada en Educación Inicial

    Celebramos el 89 aniversario de la educación inicial en el Perú de una manera inusual. Esta vez las aulas no se visten de fiesta, no hay globos ni banderines ni juegos preparados ni cuentos dramatizados por las maestras; nos toca celebrar a la distancia, cada uno desde casa, pero sin perder de vista el principal propósito de esta celebración… ¡el bienestar de nuestras niñas y nuestros niños!

    Estos pequeños héroes que en contra de todo pronóstico están en casa, aceptando y reconociendo que existe una enfermedad que les puede hacer daño a ellos y a sus familias, y que, además, por mucho tiempo no podrán ir a su jardín. Este espacio especial que les permite jugar en libertad, correr y saltar sin temor, lugar donde pueden hacer grandes amigos y compartir desde un abrazo de bienvenida hasta una pieza de Play Go para construir ese robot que está surgiendo en su imaginación. Aquel lugar que se convierte en su segundo hogar, pues una persona especial está esperando por ellos; aquella que acoge sus penas, llantos, caídas y las transforma junto con ellos en historias que luego quieren contar; aquella que está dispuesta a convertirse en cantante, poeta, bailarina, cuenta-cuentos, científica y, sobre todo, en una maestra soñadora, pues no deja de pensar en las diferentes experiencias de aprendizaje que puede crear y organizar para que sus niños y niñas tengan la oportunidad de disfrutar y aprender jugando.

    Hoy esos sueños viajan a través de la tecnología hasta sus hogares y la casa se convierte, como dice el gran Francesco Tonucci, en un laboratorio de aprendizaje, donde la cocina genera oportunidades para investigar, el momento del almuerzo es propicio para resolver situaciones matemáticas, las diferencias familiares son un motivo para reflexionar sobre la convivencia en familia y el escuchar música es el momento propicio para su expresión corporal.

    Hoy nuestros jardines de niños están cerrados, y al no contar con aulas físicas tuvimos que cambiar nuestras actividades grupales por videollamadas de WhatsApp, nuestras tan queridas asambleas por reuniones por Zoom, nuestro rincón de lectura por un audiocuento y el abrazo de calma por una llamada personal que nos hacen nuestros niños y niñas para decirnos: “Miss, te extraño. ¿Cuándo regresamos al jardín?”.

    Sabemos que todo este año no veremos a nuestros niños y nuestras niñas; por eso, desde estas líneas, trasladamos a cada padre y madre de familia la filosofía de vida que asume cada maestra de inicial a lo largo y ancho de todo nuestro amado Perú: “Todo por amor, nada por la fuerza”, lema que la gran maestra Emilia Barcia Bonifatti inculcó en las maestras de las 333 escuelas que logró crear junto a su hermana Victoria y que transmite la confianza que debemos tener en nuestros niños y nuestras niñas. Ellos pueden ser independientes; pueden aprender de sus errores. Las emociones y experiencias de vida que provoquemos en ellos y ellas desde los cero hasta los cinco años determinarán los logros, los aciertos y las fortalezas, así como los temores y dificultades de su vida presente y futura.

    Hoy más que nunca se reconoce el gran valor e importancia de la educación inicial, pues es la etapa donde las interacciones (ahora virtuales) entre los mismos niños y con la maestra propician oportunidades de aprendizaje para la vida.

    Soy Norca Montero y puedo decir con gran satisfacción que me siento orgullosa de ser maestra de inicial.

    Fecha de publicación: 22/05/2020

  • Entrevista a KEIKO KASZA

    24/05/2020

    F.H.D.: Usted es autora e ilustradora de libros para los más pequeños. Muchos de sus libros ampliamente conocidos en nuestro contexto han mantenido una larga vida. ¿Cuáles considera que son los elementos fundamentales para escribir e ilustrar libros para estas edades?

    K.K.: Lo que considero importante cuando escribo e ilustro para niños es marcar el ritmo. No puedo continuar hablando y describiendo sobre una cosa durante muchas páginas porque los niños muy pequeños no atienden durante largos períodos. Por eso, cambiar el escenario es importante. Y la expresión de los personajes. Por ejemplo, si el personaje está en problemas solo viendo su expresión facial, y si esta feliz solo viendo su sonrisa te pueden contar lo que el personaje está sintiendo.

    F.H.D.: ¿Cómo se logra que todo un conjunto de leguajes, textos, ilustraciones, diseño se integren en un libro ilustrado?

    K.K.: Es como un tren, el tren va de un punto A a un punto B. Entonces, todas las cosas que ocurren durante la trama ayudan a que ese tren se mueva. Si tú tienes eso en mente lo lograrás. En el caso de un libro sobre amistad, por ejemplo, sabes que compartir es importante, preocuparte por el amigo es importante, entonces ese es el tren. Y la manera como tú construyes la trama es la energía que hace posible que ese tren se mueva. Entonces debes tener eso en cuenta, esa es la espina dorsal del libro, eso es lo que yo siempre trato de hacer.

    F.H.D.: ¿Cómo es tu método de trabajo para lograr libros que a pesar de lo sencillo de su mensaje logran ser tan atractivos?

    K.K.: Como ya dije, hay una espina dorsal que es el mensaje que el libro quiere transmitir a los niños. Si tú tienes esa espina, síguela hasta el final del libro, entonces no creo que la pierdas. Siempre hay algunos trucos, pero lo más importante es que te mantengas en esa espina. Hay autores que tienden a salirse y no van de manera directa, y es entonces cuando el mensaje se vuelve confuso y aburrido, se diluye. Ese es un truco. Y el otro es que uno debe pensar como un niño; a veces en mi estudio yo pretendo que soy una niña de 5 años y entonces me hago la pregunta: ¿cómo pensaría yo, la niña Keiko de 5 años si esto sucediera? Así es como pienso cuando escribo. Creo que es fundamental, como decía anteriormente, cambiar el escenario y empezar la trama inmediatamente.

    Fuente: Revista Barataria, página 6.

    Leer todo el artículo, aquí: https://cutt.ly/CyPQEAM

  • Concurso literario Leer para crear 2020

    CONCURSO LITERARIO "LEER PARA CREAR 2020"

    Con el propósito de promover la creatividad en niños y adolescentes, Ediciones Norma Perú convoca al XII Concurso Literario Torre de Papel para primaria y al XV Concurso Literario Zona Libre para secundaria y amplía la convocatoria hasta el 30 de octubre.

    En esta edición, existen dos opciones para poder participar:

    1. Colegios usuarios: participan estudiantes representando a sus instituciones educativas con asesoría del docente.

    2. Concursantes independientes: estudiantes cuya obra no haya sido trabajada en su escuela.

    Para mayor información, descarga las bases del concurso en nuestro blog educativo Norma: https://cutt.ly/Tu5RvqR



  • POPULARES

  • Aprende desde Casa

    A través del Proyecto Educa Perú, Ediciones Norma permite que estudiantes y docentes puedan seguir aprendiendo.

  • Concurso

    Ediciones NORMA, como parte de su aporte al mejoramiento de la calidad educativa del país, realizará la campaña “Influenciadores del cambio”, cuyo objetivo es propiciar innovadoras prácticas educativas digitales e incentivar la creatividad y la innovación de los docentes, quienes logran tener un gran impacto inspirador en su escuela y la comunidad. Conscientes de ello y del enorme aporte que los educadores brindan en la formación de niños y adolescentes en el país, hoy más que nunca queremos reconocerlos.

  • “Entornos Virtuales y Formación Escolar”

    Elaborado el 17/04/2020

    “Entornos Virtuales y Formación Escolar”

    Giancarlo Roca Costa

    Filósofo, teólogo y educador

    Como es usual en las opiniones y apreciaciones humanas, especialmente frente a la actual coyuntural, percibimos acuerdos y contradicciones. Estamos de acuerdo en que hay una crisis educativa global, en que no estamos preparados para la educación virtual o a distancia, que el enviar tareas no sustituye una clase presencial y, finalmente, estamos de acuerdo, en que la crisis afectará en mayor medida a las escuelas más pequeñas. Por otro lado, NO estamos de acuerdo en cuanto a las medidas que debemos de tomar, si debemos pagar o no pagar el íntegro de la pensión escolar, en cómo elaborar las sesiones de aprendizaje, y entre otras disyuntivas, si debemos perder o no el presente año escolar.

    ¿Debemos perder el año escolar?

    Conclusiones iniciales a las que podemos llegar:

    a)      Nos urge un cambio en nuestro modelo educativo.

    b)      Las tecnologías deben ocupar un lugar preponderante en la educación, no solo para enfrentar coyunturas como la que atravesamos, sino especialmente para dar respuesta a las necesidades de nuestros estudiantes (nativos digitales o milennials generation)

    c)      El estado debe convocar a los más capaces para brindar luces acerca del “iter” o camino que se debe seguir, esto implica empoderamiento del ejecutivo e intervención con autoridad, pero sin autoritarismo; y finalmente,

    d)      El estado debe trabajar de manera conjunta y contar con la participación de las grandes escuelas privadas y editoriales que poseen plataformas virtuales y asesores idóneos y capacitados, los cuales serían un gran aporte al sector público y privado más urgido.

    Ediciones Norma, por su lado, a través de su novedosa plataforma “Educa Inventia”, capacita docentes, brinda una real experiencia de aprendizaje, constituye un aula virtual, proporciona interactividad, ofrece invaluables recursos.; es decir, proporciona un medio eficiente y eficaz de comunicaciones involucrando a estudiantes, docentes, padres de familia y directivos.

    A través de Educa, el estudiante ocupa un lugar preponderante y protagónico en la clase virtual logrando así, no sólo los objetivos particulares de la educación, sino especialmente, desarrollando las habilidades y competencias para el siglo XXI propuestas por la UNESCO.

    Es hoy fundamental hacernos la pregunta: ¿qué pasará con el niño que interrumpe su proceso formativo por un largo año? ¿permitiríamos que nuestros hijos dejen de aprender durante una edad crucial para su educación? o ¿buscaríamos los medios suficientes para hallar soluciones viables y continuar, de la mejor manera, su proceso de aprendizaje?

    Este es el momento oportuno para ser ingeniosos y creativos, para demostrar aquello de lo que somos capaces como nación, es momento de enfrentar el reto de la educación con actitud y aptitud resolutiva no de resignación; es momento de ser parte de la solución, lo que implica, en definitiva, dejar de ser parte del problema. El estudiante es nuestra prioridad, juntos somos el cambio.

  • CORONAVIRUS Y EDUCACIÓN: LA PANDEMIA DEL MIEDO

    CORONAVIRUS Y EDUCACION: LA PANDEMIA DEL MIEDO

    Juan Carlos Dianderas Huaihuaca

    El COVID-19 está alterando nuestras vidas en formas sin precedentes. La ansiedad y preocupación motivadas por la incertidumbre y necesidades de la población está generando una ola de ansiedad en todo el país. Esto puede tener un impacto negativo en la salud mental de miembros de las familias y obliga a medidas adicionales por parte del Minedu y los Colegios privados. Muchos están preocupados por perder sus trabajos, otros ya lo han perdido, y los que viven el día a día están luchando por sobrevivir, algunos por la solidaridad, y otros por el apoyo gubernamental que en muchos casos no alcanza a todos. Muchos también tienen el temor de que alguien en la familia se enferme.

    Además del temor a contraer COVID-19, miles viven con una creciente ansiedad financiera a medida que los Colegios y las empresas cierran o no pueden salir a vender sus productos o realizar actividades de servicio, como los taxistas, constructores, ambulantes. Los profesores que no tienen acceso a recursos digitales que les permitan trabajar a distancia, se encuentran bajo la incertidumbre del “¿Qué pasará mañana?”. Los padres de todo el país están luchando para trabajar a distancia (aquellos que pueden) sin el apoyo del cuidado infantil y juvenil que dan los Colegios. Los ancianos y los enfermos se encuentran cada vez más solos que nunca.

    Nuestro estrés colectivo tiene el potencial de convertirse en una tensión sostenida a largo plazo a medida que las consecuencias de esta pandemia se extiendan. En ese sentido, el costo mental y emocional de COVID-19 es tanto una amenaza para la salud pública como el virus mismo.

    El estrés crónico e implacable, particularmente el que proviene de la pérdida de trabajo, imposibilidad de generar ingresos de los independientes; trabajadores ambulantes e informales que no pueden salir a buscarse el día a día; ocasionan dificultades financieras o agotamiento constante. La situación es muy dura para todos, causa "desgaste" que puede desencadenar una multitud de resultados adversos para la salud como enfermedades cardíacas, obesidad, diabetes, derrames cerebrales y hambre que puede llevar a la desesperación y el pánico. También puede inducir a las personas a consumir más alcohol y drogas con más efectos adversos en su salud. En las redes, publicaciones alarmistas surgen cada día aumentando la desesperación por acumular productos de primera necesidad, y los que no tienen el dinero para hacerlo, ante la desesperación pueden recurrir a decisiones extremas. La posibilidad de saqueos está presente.

    La soledad es otro determinante social de la salud. Las personas que carecen de conexiones sociales fuertes a menudo tienen patrones de sueño interrumpidos, más inflamación y niveles más altos de hormonas del estrés. Los sistemas inmunes de las personas se pueden debilitar, reduciendo su capacidad de defenderse de las enfermedades.

    Algunas recomendaciones:

    Si bien es cierto estas recomendaciones ya han sido difundidas hasta la saciedad, siempre es buenos recordarlas:

    1.-Distanciamiento social, pero no “aislamiento social”. Gracias a la tecnología, hay innumerables formas de estar cerca de nuestros seres queridos mientras se mantiene una distancia física saludable. Comunicarse con la familia y amigos a través de Skype, google dúo, wasap u otros siempre ayuda. Llamar a amigos, responder a los correos electrónicos. Cuanto más conectados estemos entre nosotros, mejor estaremos todos. Los impedimentos siempre estarán presentes en aquellos que no tienen acceso a medios digitales, sin embargo, los teléfonos a los cuales, si tienen acceso la mayoría, serán de gran ayuda.

    2.         Mantenerse activo. Mantener ocupadas nuestras mentes y cuerpos es clave para el bienestar general, especialmente en tiempos de crisis. Participar en actividades que brinden alegría como el canto, escuchar música, baile, probar una nueva receta o practicar un instrumento musical. Practicar nuevos pasatiempos, o aprender un nuevo idioma, practicar yoga, meditación consciente, ejercicios en el hogar y otras actividades. El problema siempre esta con los excluidos, que no tienen acceso a medios digitales o tecnológicos y cuya primera prioridad es buscar alimento.

    3.          Obtener y dar información precisa, real y actualizada durante toda la pandemia. Afortunadamente la estrategia comunicacional del gobierno liderada por el presidente Vizcarra está-hasta el momento-probando ser efectiva; sin embargo, a las redes nadie las controla, y algunas noticias o información falsa pueden inducir al pánico.

    4.         Crear una nueva rutina para adaptarse a la nueva normalidad. En este momento de incertidumbre, esto puede aliviar nuestra ansiedad y darnos una sensación de control sobre nuestra vida cotidiana. Debemos seguir un horario establecido, con un horario constante para dormir y despertarse cada día y tener comidas regulares y nutritivas. También es importante establecer algunas metas diarias o semanales manejables, como por ejemplo realizar reparaciones, ordenar la habitación desordenada o repartirse las tareas del hogar con los hijos que puedan hacerlo y entre los miembros adultos de la familia.

    5.        Hablar si necesita ayuda: Es importante comunicarse si uno se siente abrumado. Eso puede significar hablar con amigos o familiares o con alguien de su confianza. Hay psicólogos que están ofreciendo consejería en linea. Nuevamente, el problema son los sectores más vulnerables de la sociedad, y a quienes el estado debe apoyar en mayor medida.

     

    En cuanto a los colegios,

    1.-Dar soporte emocional a maestros y alumnos es imperativo. Debemos realizar esfuerzos en el sentido de desarrollar una empatía colectiva. Los equipos de psicólogos de las instituciones educativas pueden articular esfuerzos para desarrollar estrategias particulares en este sentido.

    2.-Seguir impulsando la reeducación tecnológica de los maestros, principalmente de las zonas rurales y sectores marginados. Esto se puede lograr a través de clases intensivas virtuales a docentes que no posean las competencias digitales necesarias, (El Minedu ya lo viene haciendo), así como incentivar la participación de los Colegios tecnológicamente más avanzados justamente para practicar la solidaridad y empatía. Los problemas siempre estarán en relación a la infraestructura tecnológica, ancho de banda y conectividad.

    3.-Los efectos económicos de la pandemia en los Colegios ya se están dejando sentir. Los Colegios tienen costos fijos, otros han disminuido: Entre los costos fijos más importantes están los sueldos de los profesores y personal. En el caso de Colegios públicos, ello está relativamente asegurado por el gobierno, siempre y cuando el presupuesto no sufra mermas ante la falta de ingresos al tesoro público. Los Colegios privados son los que se encuentran en mayor riesgo, pues ellos se mantienen por las pensiones que pagan los padres de familia por el servicio. El costo principal son los sueldos de los profesores, personal administrativo y de servicio. Hay costos adicionales como los de mantenimiento, papelería, equipos e insumos. Muchos padres de familia comienzan a cuestionar a algunos Colegios. El argumento generalmente es: Si el Colegio no me da aquello que me ofreció (uso de laboratorios, canchas deportivas, equipos, bibliotecas, etc.), ¿Por qué debo seguir pagando lo mismo? Si a esto se aúna el hecho de que muchos padres han visto mermados sus ingresos, o están sometidos a stress, los conflictos pueden comenzar a surgir. La comunicación y la negociación entre los directivos y las familias es algo que puede ayudar a construir acuerdos. Algunos Colegios han comenzado a deshacerse de personal recientemente contratado y que estaba en periodo de prueba, con el consiguiente impacto en los mismos por la pérdida del trabajo. También es cierto que los Colegios tienen disminución de gastos significativos en la luz, el agua, limpieza, insumos mantenimiento y otros servicios. La pregunta es: ¿Se debe disminuir pensiones? ¿se debe otorgar periodos de gracia para el pago de las mismas? Cada Colegio debe encontrar respuestas imaginativas ante la coyuntura, pues lo importante es que el sistema no colapse. Es de mencionar que el Ministro de educación ha sostenido que los Colegios públicos están en capacidad de atender la demanda si es que esta se presenta. Mensaje a los Colegios privados y a los padres en el caso de una fuga masiva de estudiantes motivada por el pánico o la situación económica, siendo al mismo tiempo una medida precaria por las carencias de la educación pública.

     

    CORONAVIRUS Y EDUCACION: LA PANDEMIA DEL MIEDO

    Juan Carlos Dianderas Huaihuaca

    El COVID-19 está alterando nuestras vidas en formas sin precedentes. La ansiedad y preocupación motivadas por la incertidumbre y necesidades de la población está generando una ola de ansiedad en todo el país. Esto puede tener un impacto negativo en la salud mental de miembros de las familias y obliga a medidas adicionales por parte del Minedu y los Colegios privados. Muchos están preocupados por perder sus trabajos, otros ya lo han perdido, y los que viven el día a día están luchando por sobrevivir, algunos por la solidaridad, y otros por el apoyo gubernamental que en muchos casos no alcanza a todos. Muchos también tienen el temor de que alguien en la familia se enferme.

    Además del temor a contraer COVID-19, miles viven con una creciente ansiedad financiera a medida que los Colegios y las empresas cierran o no pueden salir a vender sus productos o realizar actividades de servicio, como los taxistas, constructores, ambulantes. Los profesores que no tienen acceso a recursos digitales que les permitan trabajar a distancia, se encuentran bajo la incertidumbre del “¿Qué pasará mañana?”. Los padres de todo el país están luchando para trabajar a distancia (aquellos que pueden) sin el apoyo del cuidado infantil y juvenil que dan los Colegios. Los ancianos y los enfermos se encuentran cada vez más solos que nunca.

    Nuestro estrés colectivo tiene el potencial de convertirse en una tensión sostenida a largo plazo a medida que las consecuencias de esta pandemia se extiendan. En ese sentido, el costo mental y emocional de COVID-19 es tanto una amenaza para la salud pública como el virus mismo.

    El estrés crónico e implacable, particularmente el que proviene de la pérdida de trabajo, imposibilidad de generar ingresos de los independientes; trabajadores ambulantes e informales que no pueden salir a buscarse el día a día; ocasionan dificultades financieras o agotamiento constante. La situación es muy dura para todos, causa "desgaste" que puede desencadenar una multitud de resultados adversos para la salud como enfermedades cardíacas, obesidad, diabetes, derrames cerebrales y hambre que puede llevar a la desesperación y el pánico. También puede inducir a las personas a consumir más alcohol y drogas con más efectos adversos en su salud. En las redes, publicaciones alarmistas surgen cada día aumentando la desesperación por acumular productos de primera necesidad, y los que no tienen el dinero para hacerlo, ante la desesperación pueden recurrir a decisiones extremas. La posibilidad de saqueos está presente.

    La soledad es otro determinante social de la salud. Las personas que carecen de conexiones sociales fuertes a menudo tienen patrones de sueño interrumpidos, más inflamación y niveles más altos de hormonas del estrés. Los sistemas inmunes de las personas se pueden debilitar, reduciendo su capacidad de defenderse de las enfermedades.

    Algunas recomendaciones:

    Si bien es cierto estas recomendaciones ya han sido difundidas hasta la saciedad, siempre es buenos recordarlas:

     

     

    1.-Distanciamiento social, pero no “aislamiento social”. Gracias a la tecnología, hay innumerables formas de estar cerca de nuestros seres queridos mientras se mantiene una distancia física saludable. Comunicarse con la familia y amigos a través de Skype, google dúo, wasap u otros siempre ayuda. Llamar a amigos, responder a los correos electrónicos. Cuanto más conectados estemos entre nosotros, mejor estaremos todos. Los impedimentos siempre estarán presentes en aquellos que no tienen acceso a medios digitales, sin embargo, los teléfonos a los cuales, si tienen acceso la mayoría, serán de gran ayuda.

    2.         Mantenerse activo. Mantener ocupadas nuestras mentes y cuerpos es clave para el bienestar general, especialmente en tiempos de crisis. Participar en actividades que brinden alegría como el canto, escuchar música, baile, probar una nueva receta o practicar un instrumento musical. Practicar nuevos pasatiempos, o aprender un nuevo idioma, practicar yoga, meditación consciente, ejercicios en el hogar y otras actividades. El problema siempre esta con los excluidos, que no tienen acceso a medios digitales o tecnológicos y cuya primera prioridad es buscar alimento.

    3.          Obtener y dar información precisa, real y actualizada durante toda la pandemia. Afortunadamente la estrategia comunicacional del gobierno liderada por el presidente Vizcarra está-hasta el momento-probando ser efectiva; sin embargo, a las redes nadie las controla, y algunas noticias o información falsa pueden inducir al pánico.

    4.         Crear una nueva rutina para adaptarse a la nueva normalidad. En este momento de incertidumbre, esto puede aliviar nuestra ansiedad y darnos una sensación de control sobre nuestra vida cotidiana. Debemos seguir un horario establecido, con un horario constante para dormir y despertarse cada día y tener comidas regulares y nutritivas. También es importante establecer algunas metas diarias o semanales manejables, como por ejemplo realizar reparaciones, ordenar la habitación desordenada o repartirse las tareas del hogar con los hijos que puedan hacerlo y entre los miembros adultos de la familia.

    5.        Hablar si necesita ayuda: Es importante comunicarse si uno se siente abrumado. Eso puede significar hablar con amigos o familiares o con alguien de su confianza. Hay psicólogos que están ofreciendo consejería en linea. Nuevamente, el problema son los sectores más vulnerables de la sociedad, y a quienes el estado debe apoyar en mayor medida.

     

    En cuanto a los colegios,

     

    1.-Dar soporte emocional a maestros y alumnos es imperativo. Debemos realizar esfuerzos en el sentido de desarrollar una empatía colectiva. Los equipos de psicólogos de las instituciones educativas pueden articular esfuerzos para desarrollar estrategias particulares en este sentido.

    2.-Seguir impulsando la reeducación tecnológica de los maestros, principalmente de las zonas rurales y sectores marginados. Esto se puede lograr a través de clases intensivas virtuales a docentes que no posean las competencias digitales necesarias, (El Minedu ya lo viene haciendo), así como incentivar la participación de los Colegios tecnológicamente más

     

    avanzados justamente para practicar la solidaridad y empatía. Los problemas siempre estarán en relación a la infraestructura tecnológica, ancho de banda y conectividad.

    3.-Los efectos económicos de la pandemia en los Colegios ya se están dejando sentir. Los Colegios tienen costos fijos, otros han disminuido: Entre los costos fijos más importantes están los sueldos de los profesores y personal. En el caso de Colegios públicos, ello está relativamente asegurado por el gobierno, siempre y cuando el presupuesto no sufra mermas ante la falta de ingresos al tesoro público. Los Colegios privados son los que se encuentran en mayor riesgo, pues ellos se mantienen por las pensiones que pagan los padres de familia por el servicio. El costo principal son los sueldos de los profesores, personal administrativo y de servicio. Hay costos adicionales como los de mantenimiento, papelería, equipos e insumos. Muchos padres de familia comienzan a cuestionar a algunos Colegios. El argumento generalmente es: Si el Colegio no me da aquello que me ofreció (uso de laboratorios, canchas deportivas, equipos, bibliotecas, etc.), ¿Por qué debo seguir pagando lo mismo? Si a esto se aúna el hecho de que muchos padres han visto mermados sus ingresos, o están sometidos a stress, los conflictos pueden comenzar a surgir. La comunicación y la negociación entre los directivos y las familias es algo que puede ayudar a construir acuerdos. Algunos Colegios han comenzado a deshacerse de personal recientemente contratado y que estaba en periodo de prueba, con el consiguiente impacto en los mismos por la pérdida del trabajo. También es cierto que los Colegios tienen disminución de gastos significativos en la luz, el agua, limpieza, insumos mantenimiento y otros servicios. La pregunta es: ¿Se debe disminuir pensiones? ¿se debe otorgar periodos de gracia para el pago de las mismas? Cada Colegio debe encontrar respuestas imaginativas ante la coyuntura, pues lo importante es que el sistema no colapse. Es de mencionar que el Ministro de educación ha sostenido que los Colegios públicos están en capacidad de atender la demanda si es que esta se presenta. Mensaje a los Colegios privados y a los padres en el caso de una fuga masiva de estudiantes motivada por el pánico o la situación económica, siendo al mismo tiempo una medida precaria por las carencias de la educación pública.

    No hay duda de que las próximas semanas y meses serán difíciles, y los tiempos más difíciles aún están por venir. Nadie puede decir con certeza cuánto durará esta pandemia o cuándo nuestras vidas volverán a la normalidad. Pero si nos cuidamos bien a nosotros mismos y a los demás, podemos salir de estas crisis más resistentes y, quizás, mentalmente más fuertes que nunca. No dejemos que el Corona virus y el miedo ganen la batalla.

  • ENTREVISTA A TANYA TYNJÄLÄ

    17/05/2020

    TANYA TYNJÄLÄ

    Por Jéssica Rodríguez, jefa editorial de Literatura, Ediciones Norma Perú

    J. R.: ¿Cómo es escribir ciencia ficción para niños?

    T.T.: No creo que haya propiamente una ciencia ficción para niños. La ciencia ficción es una sola. Yo nunca escribo pensando que mi público va a ser un niño y creo que los lectores lo notan y lo aprecian. Hay una idea absurda de que es fácil escribir literatura infantil porque los niños aceptan cualquier cosa y es un error inmenso. Los niños son quizá los lectores más exigentes y saben bien lo que quieren y si no les gusta, no tienen empacho en decirlo.

    J. R.: ¿Hay temas recurrentes en la ciencia ficción para niños?

    T.T.: Aunque no creo que hay mucha diferencia en cuanto a la ciencia ficción para niños o adultos, sí hay diferencia en el tratamiento de los tópicos: no le puedes hablar de la muerte a un niño como lo harías con un adulto. Por eso, creo que todos los temas son posibles de tocar, inclusive los de la llamada ciencia ficción dura, es decir, con muchos elementos científicos. Puedo imaginarme a muchos niños disfrutándolo. La ciencia ficción habla en realidad del presente, de las relaciones con la “otredad”, lo desconocido, la influencia de las nuevas tecnologías en nuestras vidas, el aprender a convivir con las diferencias, a no dejarse deshumanizar por los avances tecnológicos. Todos son temas más que importantes para los niños.

    J.R.: ¿Cómo surge Ada Lyn, tu última novela de ciencia ficción, y qué influencias reconoces en ella?

    T.T.: Nace de un reto. Un amigo me pidió que escribiera una historia steampunk [subgénero de ciencia ficción que combina tecnología moderna con diseños del siglo XIX] para su revista. El resultado es el inicio del libro. Cuando me encargan historias, siempre me gusta utilizar otras historias para crearlas. En este caso fue una falsa biografía de Jules Verne, quien por haber tenido una niñera autónoma se dedica a la literatura. Las influencias literarias creo que son claras: el propio Verne y H.G. Wells… pero este libro también tiene mucho de Chris van Allsburg, el escritor e ilustrador de Jumanji y de un libro que se llama The Mysteries of Harris Burdick. Libro, cuyas 14 ilustraciones solo llevan un título y un epígrafe para cada imagen. Se supone que las realizó Harris Burdick y se las dio al editor de van Allsburg para que diera su opinión… y nunca más apareció. Me he basado en ciertas de las imágenes para escribir algunos de los cuentos que están en Ada Lyn. También hago una referencia al peruano Clemente Palma. Pero mi mayor influencia es Ray Bradbury, un escritor que tanto adultos como niños pueden disfrutar.

    Fuente Revista Barataria

    Lee más del artículo aquí: https://cutt.ly/CyRdMBW

  • Celebrando a la distancia

    Por: Norca Montero Martínez, licenciada en Educación Inicial

    Celebramos el 89 aniversario de la educación inicial en el Perú de una manera inusual. Esta vez las aulas no se visten de fiesta, no hay globos ni banderines ni juegos preparados ni cuentos dramatizados por las maestras; nos toca celebrar a la distancia, cada uno desde casa, pero sin perder de vista el principal propósito de esta celebración… ¡el bienestar de nuestras niñas y nuestros niños!

    Estos pequeños héroes que en contra de todo pronóstico están en casa, aceptando y reconociendo que existe una enfermedad que les puede hacer daño a ellos y a sus familias, y que, además, por mucho tiempo no podrán ir a su jardín. Este espacio especial que les permite jugar en libertad, correr y saltar sin temor, lugar donde pueden hacer grandes amigos y compartir desde un abrazo de bienvenida hasta una pieza de Play Go para construir ese robot que está surgiendo en su imaginación. Aquel lugar que se convierte en su segundo hogar, pues una persona especial está esperando por ellos; aquella que acoge sus penas, llantos, caídas y las transforma junto con ellos en historias que luego quieren contar; aquella que está dispuesta a convertirse en cantante, poeta, bailarina, cuenta-cuentos, científica y, sobre todo, en una maestra soñadora, pues no deja de pensar en las diferentes experiencias de aprendizaje que puede crear y organizar para que sus niños y niñas tengan la oportunidad de disfrutar y aprender jugando.

    Hoy esos sueños viajan a través de la tecnología hasta sus hogares y la casa se convierte, como dice el gran Francesco Tonucci, en un laboratorio de aprendizaje, donde la cocina genera oportunidades para investigar, el momento del almuerzo es propicio para resolver situaciones matemáticas, las diferencias familiares son un motivo para reflexionar sobre la convivencia en familia y el escuchar música es el momento propicio para su expresión corporal.

    Hoy nuestros jardines de niños están cerrados, y al no contar con aulas físicas tuvimos que cambiar nuestras actividades grupales por videollamadas de WhatsApp, nuestras tan queridas asambleas por reuniones por Zoom, nuestro rincón de lectura por un audiocuento y el abrazo de calma por una llamada personal que nos hacen nuestros niños y niñas para decirnos: “Miss, te extraño. ¿Cuándo regresamos al jardín?”.

    Sabemos que todo este año no veremos a nuestros niños y nuestras niñas; por eso, desde estas líneas, trasladamos a cada padre y madre de familia la filosofía de vida que asume cada maestra de inicial a lo largo y ancho de todo nuestro amado Perú: “Todo por amor, nada por la fuerza”, lema que la gran maestra Emilia Barcia Bonifatti inculcó en las maestras de las 333 escuelas que logró crear junto a su hermana Victoria y que transmite la confianza que debemos tener en nuestros niños y nuestras niñas. Ellos pueden ser independientes; pueden aprender de sus errores. Las emociones y experiencias de vida que provoquemos en ellos y ellas desde los cero hasta los cinco años determinarán los logros, los aciertos y las fortalezas, así como los temores y dificultades de su vida presente y futura.

    Hoy más que nunca se reconoce el gran valor e importancia de la educación inicial, pues es la etapa donde las interacciones (ahora virtuales) entre los mismos niños y con la maestra propician oportunidades de aprendizaje para la vida.

    Soy Norca Montero y puedo decir con gran satisfacción que me siento orgullosa de ser maestra de inicial.

    Fecha de publicación: 22/05/2020

  • Entrevista a KEIKO KASZA

    24/05/2020

    F.H.D.: Usted es autora e ilustradora de libros para los más pequeños. Muchos de sus libros ampliamente conocidos en nuestro contexto han mantenido una larga vida. ¿Cuáles considera que son los elementos fundamentales para escribir e ilustrar libros para estas edades?

    K.K.: Lo que considero importante cuando escribo e ilustro para niños es marcar el ritmo. No puedo continuar hablando y describiendo sobre una cosa durante muchas páginas porque los niños muy pequeños no atienden durante largos períodos. Por eso, cambiar el escenario es importante. Y la expresión de los personajes. Por ejemplo, si el personaje está en problemas solo viendo su expresión facial, y si esta feliz solo viendo su sonrisa te pueden contar lo que el personaje está sintiendo.

    F.H.D.: ¿Cómo se logra que todo un conjunto de leguajes, textos, ilustraciones, diseño se integren en un libro ilustrado?

    K.K.: Es como un tren, el tren va de un punto A a un punto B. Entonces, todas las cosas que ocurren durante la trama ayudan a que ese tren se mueva. Si tú tienes eso en mente lo lograrás. En el caso de un libro sobre amistad, por ejemplo, sabes que compartir es importante, preocuparte por el amigo es importante, entonces ese es el tren. Y la manera como tú construyes la trama es la energía que hace posible que ese tren se mueva. Entonces debes tener eso en cuenta, esa es la espina dorsal del libro, eso es lo que yo siempre trato de hacer.

    F.H.D.: ¿Cómo es tu método de trabajo para lograr libros que a pesar de lo sencillo de su mensaje logran ser tan atractivos?

    K.K.: Como ya dije, hay una espina dorsal que es el mensaje que el libro quiere transmitir a los niños. Si tú tienes esa espina, síguela hasta el final del libro, entonces no creo que la pierdas. Siempre hay algunos trucos, pero lo más importante es que te mantengas en esa espina. Hay autores que tienden a salirse y no van de manera directa, y es entonces cuando el mensaje se vuelve confuso y aburrido, se diluye. Ese es un truco. Y el otro es que uno debe pensar como un niño; a veces en mi estudio yo pretendo que soy una niña de 5 años y entonces me hago la pregunta: ¿cómo pensaría yo, la niña Keiko de 5 años si esto sucediera? Así es como pienso cuando escribo. Creo que es fundamental, como decía anteriormente, cambiar el escenario y empezar la trama inmediatamente.

    Fuente: Revista Barataria, página 6.

    Leer todo el artículo, aquí: https://cutt.ly/CyPQEAM

  • Concurso literario Leer para crear 2020

    CONCURSO LITERARIO "LEER PARA CREAR 2020"

    Con el propósito de promover la creatividad en niños y adolescentes, Ediciones Norma Perú convoca al XII Concurso Literario Torre de Papel para primaria y al XV Concurso Literario Zona Libre para secundaria y amplía la convocatoria hasta el 30 de octubre.

    En esta edición, existen dos opciones para poder participar:

    1. Colegios usuarios: participan estudiantes representando a sus instituciones educativas con asesoría del docente.

    2. Concursantes independientes: estudiantes cuya obra no haya sido trabajada en su escuela.

    Para mayor información, descarga las bases del concurso en nuestro blog educativo Norma: https://cutt.ly/Tu5RvqR

Aprende desde Casa

31-07-2018

A través del Proyecto Educa Perú, Ediciones Norma permite que estudiantes y docentes puedan seguir aprendiendo.

Regresar